Retractores de cinturón de seguridad

Regulan la longitud del cinturón, ajustándolo automáticamente al cuerpo del pasajero, para permitir que el mecanismo de bloqueo cumpla con su tarea de proteger al usuario al accionarse en caso de emergencia.

El cinturón de seguridad es probablemente el dispositivo de seguridad más conocido en los automóviles. Los principales componentes del cinturón de seguridad son la correa o el cinturón en si, el Retractor (abreviado como SBR por las siglas en inglés de Seat Belt Retractor), el limitador de tensión y el mecanismo de bloqueo.

El Retractor es el elemento encargado de mantener el cinturón pegado al cuerpo del ocupante en todo momento, de tal manera que le permita libertad de movimiento, mientras lo mantiene protegido para protegerlo al activarse el mecanismo de bloqueo.

El limitador de tensión permite el estiramiento controlado del cinturón y modula la tensión de este sobre el tórax del ocupante en el dado caso de un accidente. Este control de la tensión permite reducir drásticamente el riesgo de fracturas en las costillas.

El mecanismo de bloqueo es que limita el estiramiento del cinturón en caso de emergencia, evitando así que el ocupante sea expulsado hacia adelante.

Aún cuando el proceso de fabricación del Retractor consta básicamente de cuatro etapas, los materiales empleados en cada una de ellas y las características de los mismos son clave para el buen funcionamiento del producto terminado. La primera etapa de producción se llama Enrollado Primario y consiste en el corte, el enrollado y el estampado de la cinta de metal que forma el resorte en espiral del Retractor.

La segunda etapa es el Enrollado Secundario y consiste en desenrollar el metal y enrollarlo en sentido opuesto para crear una tensión constante independientemente de cuanto se estire el resorte al jalar el cinturón de seguridad.

Finalmente el proceso termina con el armado y la inspección de calidad del producto.

Top